miércoles, 23 de julio de 2014

música para mis oidos

Aullidos celestiales, la Honda 250 de 6 cilindros. Afinada al máximo por Mike The Bike, 1966

La música siempre ha acompañado al mundo de la moto. Incontables son las portadas de los grupos y solistas de todo cuño que se han retratado a lomos de las más variadas monturas, algunos con indudable fundamento y otros con la mera intención de tirarse el pisto. Pero muy pocas son las grabaciones que se han hecho sobre la verdadera música de las motos. No hay nada más excitante que escuchar una moto de carreras con escape libre y bien afinada.  Pone los pelos de punta. 

Los verdaderos friquis de las motos que puedan demandar estas sonatas con olor a Castrol Racing no suponen desde luego un mercado muy amplio y por eso las grabaciones se han convertido en una rareza. Uno de los escasísimos trabajos que salieron fue un recopilatorio, como no podía ser de otra manera, de las diferentes categorías y motos que corrieron en el TT de 1957-1961. Más de trece minutos de rotundas pasadas de decibelios de las que me quedo con la pasada de la Norton Manx de Bob McIntyre en 1958. Como dice el comentarista: "¡superb!". Puedes escucharlo en Spotify buscando al comentarista Murray Walker o a través de LastFm.


Definitivamente las motos de antes sonaban diferente. Uno de los espectadores del último Classic TT comentaba en un foro que una de las diferencias con el Tourist Trophy era el sonido de las carreras. En el TT todas las motos sonaban igual, y en las clásicas cada una tenía su propio son. Si quieres escuchar el glorioso concierto de casi todas las racers de los 50 y 60 pásate por la galería del sonido de VintageBike. Tiene más de 130. Menos tenía Joe en el juke-box de su bar, y no cabe duda de que su parroquia motard sabía latín. 



En 1963 en California los Bahari Brothers experimentaron con ambas músicas. Contrataron a Jerry Cole, un prolífico guitarrista del movimiento surf que había tocado entre otros  con los Beach Boy, Elvis y Sinatra y se fueron a grabar  a las Triumph y HD que solían competir en la pista californiana de Speedway de Ascot. Los mezclaron y editaron un disco genuino, Cycle Psychos, donde todas las canciones y letras tenían la moto, y su música, como hilo conductor. Para la portada eligieron una foto del gran Dave Ekins en uno de sus espectaculares saltos. Puedes escuchar fragmentos de todas las canciones  del disco en EMusic


viernes, 18 de julio de 2014

Motorbeach, patria querida


Por si todavía no os habíais enterado este fin de semana se celebra en Asturias el festival playero de motos, surf y buen rollo que ya forma parte del calendario de eventos que hay que marcar en rojo en la agenda. No faltes. Más info en Motorbeach

miércoles, 16 de julio de 2014

Racing habitat



En algunos lugares del planeta la competición ha desarrollado en el piloto un séptimo sentido, el de la mera supervivencia que hace del miedo escénico un factor más a tener muy en cuenta y que los competidores regulan con más o menos acierto en su mapeo mental . Ahora solo los Road Racers tienen que hacer frente a este estresante condicionante  pero antes, y cuando no existían circuitos permanentes, los reglajes pasaban también por tener los cojones muy bien puestos.  Por ejemplo en Finlandia, uno de los países con más densidad forestal del mundo. Si querías correr debías hacerlo por las carreteras que serpenteaban entre los bosques y los finlandeses no se privaron de su dosis de adrenalina y en su frondoso habitat organizaron dos de las carreras más peligrosas del mundo. 

Una era el Ruissalo TT, en una isla cerca de  Tuku, pueblo natal del gran Jarno Saarinen. Y el otro era el GP de Pyynikin, a 180 km al norte de Helsinki. Ambos circuitos  tuvieron una larga vida, empezaron a competir en ellos a principios de los años treinta y en 1971 ambos fueron definitivamente clausurados por obvios motivos de seguridad y la competición trasladada al nuevo circuito de Imatra. La constante de estos dos circuitos era tan sencilla como brutal, donde acababa el asfalto empezaba el bosque, y aunque los arboles más peligrosos eran revestido con sacos y balas de paja un impacto contra ellos podía acabar en tragedia. Aun así fueron pruebas que puntuaban para el campeonato del mundo y todas las estrellas del momento se dieron cita en ellos. Uno de ellos, Mike Hailwood, marcó en 1963 con la MVAugusta 500 una vuelta a casi 130km/h de media. Una pasada.  Si quieres ver más fotos de las diferentes competiciones que se celebraron en Finlandia pásate por la web del finlandés Kake Heikkinen

Oive Lehtinen  (12), Jarno Saarinen  (5) y  Tepi Länsivuori (20).  Ruissalo TT 1971

GP de Pyynikin, 1969

Ilkka Heinäaho, Bultaco 350. Ruissalo TT 1971

Ginger Molloy, Bultaco 250 TTS. GP de Pyynikin 1969

Jaarno Saarinen, Yamaha 250.  Ruissalo TT 1971

Tepi Länsivuori, Yamaha 250.  Ruissalo TT 1971

jueves, 10 de julio de 2014

dale caña Franco


Ante la inminente aparición de la nueva Scrambler de Ducati en los escaparates la firma italiana ya ha empezado a hacer ruido en las redes sociales para animar el desembarco. Ha montado el concurso de videos Scrambler you are y ha abierto una cuenta en FB donde están tirando de archivo y colgando viejas fotos de las primeras campañas de promoción de la Scramler original de principios de los 70. En una de ellas los protagonistas eran los mismos empleados de la fábrica de Borgo Panigale. A los mandos Franco, un probador (tiene cara de saber lo que hace) y de paquete Elvira, una administrativa que por su cara bonita (aunque en esta foto se la vea poco) cambió por un día la máquina de escribir por la impagable sensación de arrimarse al gran Franco. ¡Potere Ducati!

Snake Motors, multi-single racers


El boom del garage-revival no sólo contempla la estética de los rolling sixties a la hora de transformar una moto, ahora también están apareciendo pequeños talleres que basan su producción en series limitadas, como antes, cuando el mercado estaba copado de multitud de marcas, pequeños artesanos que dentro de sus limitaciones y sin cadenas de montaje de por medio lograban fabricar en serie sus prototipos . La ley de la oferta y la demanda es la que rige el mercado y ahora mismo la demanda por este tipo de motos es cada vez mayor. La última propuesta viene de Japón, país que siempre estará marcando tendencias, de la mano de Snake Motors y su Single Racer 77. Una logradísima café-racer con motor de 223 cc y de la que la firma nipona fabricará 100 unidades a un precio que rondará los 5.000 €. Un bombón más que cañero. Más info en  StreetRide, una de nuestras webs de cabecera.  






viernes, 4 de julio de 2014

Brando rules


Marlon Brando, Peggy Maley y Yvonne Doughty sobre una Triumph Thunderbird 6T. Se cumple una década de la muerte del  protagonista de The Wild One (1953), una película que cambió muchos esquemas en una juventud aburrida y deseosa de emociones. Desde Japón hasta Inglaterra, Johnny se convirtió en un modelo a seguir,  se coló en su subconsciente  y se clonó sin remedio.  

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...